Ud. está en
Inicio > Destacado > Business Agility: el futuro de organizaciones exitosas

Business Agility: el futuro de organizaciones exitosas

Business Agility aplica los principios del desarrollo ágil a toda la organización. Esto permite a las empresas ser más receptivas al cambio, acelerar el tiempo de comercialización y reducir los costes sin sacrificar la calidad.

¿Cuál es el papel de la centralidad del cliente en la agilidad empresarial?

La centralidad del cliente está en el corazón de la agilidad empresarial, es decir, escuchar, empatizar y atender las necesidades de los clientes lo antes posible. De este modo, las empresas hacen lo correcto para sus clientes y se hacen más atractivas para los prospectos. Las empresas ágiles se apresuran a reconocer sus deficiencias y errores antes de intentar rectificar la situación y crear experiencias de usuario superiores.

Beneficios de la Business Agility

  1. Gestión de retos. Las organizaciones que adoptan la agilidad empresarial pueden reaccionar y responder fácilmente a las oportunidades y amenazas del mercado sin dejar de centrarse en el cliente.
  2. Ventaja competitiva. Las empresas ágiles pueden aprovechar las oportunidades a corto plazo, lo que les permite ser las primeras en actuar.
  3. Colaboración interfuncional. La agilidad empresarial también puede romper los silos organizativos y fomentar la creatividad y la resolución de problemas innovadores.

Riesgos de la agilidad empresarial

  1. Soluciones a corto plazo. La agilidad sacrifica a veces la competitividad a largo plazo.
  2. Falta de innovación. Existe un alto riesgo de que diferentes partes de la organización reinventen la rueda, duplicando esfuerzos o creando soluciones conflictivas frente a las complementarias.

Agilidad frente a agilidad en la empresa

Para desplegar la agilidad en toda la empresa, se requiere un compromiso mucho mayor y cambios fundamentales en la forma en que se estructura y funciona una organización.

La agilidad empresarial requiere fluidez en las funciones y responsabilidades, ya que los recursos se despliegan tácticamente para abordar las necesidades y oportunidades inmediatas.

Adopción de Business Agility en la empresa

Los equipos autoorganizados son un atributo común de las empresas ágiles. Cuando surge un problema, una situación o una oportunidad, las partes interesadas con los conjuntos de habilidades pertinentes pueden reunirse rápidamente y abordar el desafío. Pero para que una organización apoye esta espontaneidad, una estructura estable debe apuntalar las rápidas reacciones que se producen en la superficie, incluyendo:

  1. Procesos y gobernanza para examinar adecuadamente las decisiones y crear consenso
  2. Infraestructura para apoyar la plataforma subyacente y el personal que actúa con rapidez
  3. Apoyo continuo a los productos heredados, los compromisos en curso y los clientes existentes

El papel de la gestión de productos en la agilidad empresarial

Desde los comentarios de los clientes y los datos del mercado hasta los detalles de los lanzamientos y las hojas de ruta, la gestión de productos posee datos que son esenciales para potenciar la autonomía. Esto permite a las demás partes de la organización tomar decisiones con conocimiento de causa y comprender su impacto potencial y su estrategia global.

los gestores de productos quieren reaccionar con rapidez a los comentarios de los clientes y a la evolución del mercado, lanzar rápidamente al mercado características y productos equivocados no hace ningún favor a la empresa. Los jefes de producto deben mantener y propagar la importancia de la investigación, la experimentación y la validación adecuadas antes de iniciar el desarrollo real del producto.

La gestión de productos también puede encabezar la comprensión de la organización de que no pasa nada por equivocarse, siempre que se pueda resolver rápidamente.

Al adoptar los principios ágiles antes del desarrollo del producto (como la definición del concepto y la priorización) y después del lanzamiento (desde las ventas y el marketing hasta las operaciones y el servicio al cliente), los gestores de productos pueden ayudar a impulsar las prácticas ágiles.

Conclusión

El ego, el miedo y el exceso de confianza son algunas de las barreras para adoptar la agilidad empresarial. Es un cambio de paradigma que resulta incómodo para algunos empleados en todos los niveles de la organización.

Pero para que las organizaciones sobrevivan y prosperen en el entorno empresarial actual, mantener un estilo de gestión rígido, de mando y control, rara vez es una receta para el éxito a largo plazo.

Para las empresas que se resisten a hacer el cambio, es beneficioso incluso ser conscientes de los puntos en los que la organización es más rígida y menos capaz de reaccionar. Conocer esas limitaciones concretas puede hacer más hincapié en la búsqueda de cambios difíciles. La agilidad empresarial no es algo trivial, pero ignorar sus beneficios puede resultar fatal para las empresas que se aferran a las viejas formas de hacer negocios.

Deja un comentario

Top