Ud. está en
Inicio > Destacado > Diseñador japonés Shunsuke Ichikawa en Tarapoto: “Nunca había visto un algodón tan sostenible”

Diseñador japonés Shunsuke Ichikawa en Tarapoto: “Nunca había visto un algodón tan sostenible”

PERU NATURTEX PARTNERS E.I.R.LTDA
Dirección Alameda Los Cedros 303, Chorrillos
Teléfono (01) 2798173
Email info@perunaturtex.com
Web perunaturtex.com

Shunsuke Ishikawa es un diseñador y empresario japonés, apasionado por la moda sostenible, cuyas marcas Markaware, Marka y Text tienen presencia en casi cincuenta puntos de venta en Japón y Corea del Sur. Él explora el mundo buscando nuevos insumos orgánicos para sus creaciones; ha estado en Mongolia en busca de cashemere, en Argentina por lana, en India por algodón; y en Perú, donde descubrió las fibras de alpaca, vicuña y algodón.

“En Japón recién desde hace dos o tres años han descubierto que la moda sostenible es importante”, revela el creativo. Las empresas grandes como Uniqlo están empezando a analizar cómo avanzar hacia una moda más sostenible; mientras las compañías pequeñas vienen trabajando la sostenibilidad. “Estamos viendo cómo alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y una moda más sostenible”, confiesa.

Mercado

Markaware y Marka ofrecen sus productos al mercado de jóvenes de altos ingresos, porque sus diseños son elaborados con insumos exclusivos y producidos en fábricas muy calificadas. “Los jóvenes en Japón compran más caro siempre. Compran Hermes, Yves Saint Laurent, buenas marcas. La gente joven ama la alta moda”, dice. ”Nosotros no pensamos en edad, pensamos en cuánto pueden gastar en moda”.

Ishikawa se ha convertido en vocero y promotor de la moda sostenible en su patria. Desde hace dos años viene comunicando a través de la televisión, la radio, revistas, su website y redes sociales, el origen del hilado del que están tejidas las prendas de sus marcas. Por ello, no sorprende verlo en fotografías -que parecen extraídas de alguna edición de National Geographic- en las estepas de Mongolia alternando con las comunidades de nómades rodeado de cabras de cashemere; o en los Andes del Perú caminando entre alpacas.

“Yo he viajado por todo el mundo, así que yo necesito historias como contexto de la moda”, señala el empresario. Explica que en Mongolia las cabras de cashemere están acabando con las pasturas de las estepas, convirtiéndolas en páramos. Los pastores están buscando soluciones, creando cooperativas para subsistir y evitar una crisis migratoria en Ulan Bator, la capital; a donde muchos llegan sin herramientas con las qué defenderse en un escenario urbano.

Shunsuke Ishikawa piensa en dos cosas cuando elije un material: el medioambiente y los derechos humanos. “La alpaca viene de muy alto, de donde no hay ninguna agricultura; sólo alpaca y vicuñas pueden ser producidas, así la gente puede vivir allí en vez de ir a las ciudades para caer en la pobreza. Es algo bueno para los derechos humanos”, dice.

Tarapoto

El diseñador japonés reconoce que conseguir algodón orgánico tiene muchos problemas, porque, por ejemplo, en los Estados Unidos, es un monocultivo y depende del abastecimiento de agua y de químicos. En la India usan algodón genéticamente modificado en todos lados, por lo que el polen del algodón transgénico se mezcla, haciendo difícil encontrar algodón 100% orgánico.

En Tarapoto Shunsuke Ishikawa descubrió el paraíso. “Descubrimos este algodón de la selva, que no necesita ningún tipo de químicos. Es salvaje, no se usan máquinas ni electricidad. Sólo lluvia. Es mucho mejor. Me gustan estos tipos de algodón y agricultura”, cuenta con emoción discreta.

El diseñador llegó a Tarapoto guiado por James Vreeland, director de Naturtex, que viene abasteciendo de hilados de alpaca y algodón para sus creaciones desde hace un par de años. “En Tarapoto el Sr. Shunsuke pudo apreciar el algodón Kidney, cuyas copas son cuatro veces más grandes que el Tangüis”, precisa el ejecutivo de Naturtex.

La historia más importante

“La historia más importante fue esta vez para mí la selva de Tarapoto. Hay tanto algodón excelente allá. Es uno de los materiales más sostenibles: algodón nativo de la selva. Nunca había visto esta clase de algodón tan sostenible”, señala con alegría, quien revela que quiere trabajar con las comunidades locales, pero que están viendo cómo hacerlo.

Desmotadora

Lamentablemente, por el momento la demanda de la empresa de Shunsuke Ishikawa no puede ser atendida de la mejor manera. Y es que hace unos quince años se instaló una desmotadora de serruchos pequeña en una comunidad cerca de Tarapoto, que permitía desmotar cantidades reducidas de algodón. Esta operó por algunos años, hasta que una empresa local instaló una desmotadora industrial, quedando la pequeña en abandono. Sin embargo, después de algunos años, esta empresa quebró y se fue; quedando la desmotadora pequeña inoperativa.

Por el momento, el desmotado se hace de manera manual, mientras James Vreeland, con el equipo de Naturtex analizan las mejores opciones por revivir la vieja desmotadora de serruchos.

Deja un comentario

Top