Ud. está en
Inicio > Destacado > Segmentos de Impacto: Entre enero y agosto entraron al Perú 208 millones de prendas de vestir importadas

Segmentos de Impacto: Entre enero y agosto entraron al Perú 208 millones de prendas de vestir importadas

El impacto de la pandemia en el sector textil-confecciones del Perú ha sido bastante fuerte y todavía no tenemos una plena reactivación del sector, señaló Martin Reaño, gerente del Comité Textil y Confecciones de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), tras revelar que entre enero y agosto del 2020, según cifras de Sunat-Aduanas, han entrado al mercado peruano 208 millones de unidades de prendas de vestir.

“Eso ha dejado sin la posibilidad de poder reactivarse unos 150 mil empleos de micro y pequeñas empresas, que son los más vulnerables”, dijo Reaño durante el Webinar: “El futuro y desafíos de la industria textil y confecciones post pandemia”, en el marco de las actividades previas a la realización del Expotextil Perú Digital 2020, a realizarse del 16 al 21 de noviembre.

Reaño participó junto con Susana Saldaña, presidenta de la coordinadora de empresarios de Gamarra y Javier Dávila, exviceministro de Mype e Industria de Produce en los “Segmentos de Impacto” que conduce Luisa Mesones, directora general de Expotextil Perú Digital 2020.

“La reactivación del sector pasa por apostar a que los consumidores peruanos compren productos textiles nacionales, a que el Estado garantice un mercado leal y transparente y las empresas generen nuevos empleos y contribuyan con sus impuestos”, puntualizó Reaño.

 

 

Reaño consideró un desafío muy grande la estandarización de tallas pues las empresas, bajo ciertos parámetros, siempre tienen que respetar las tallas. “Si el cliente regresa después y se encuentra que esa talla ya no es la que usó antes, ya no va a comprar y se va a ir a buscarla en otro sitio y esto es un desafío muy grande de la pequeña y microempresa textil” puntualizó.

Por su parte, Susana Saldaña, presidenta de la coordinadora de empresarios de Gamarra, indicó que 20 mil microempresas aún no se reactivan y 60 mil personas todavía no han recuperado sus puestos de trabajo. “Yo creo que la pandemia nos ha enseñado muchas cosas, una de las cuales es que en adelante tenemos que ir con más fuerza por el lado de la tecnología” comentó.

Agregó que el emporio comercial de Gamarra podría ser el motor de ese crecimiento. “Gamarra es el eslabón más importante de la industria textil-confecciones a nivel nacional y debemos luchar para que se reactive”, puntualizó.

“Nosotros en Gamarra hemos empezado a reinventarnos y estamos produciendo prendas anticovid o con protección adicional”, refirió Saldaña tras manifestar que la industria merece que el Estado la protege con reglas claras, caso contrario puede desaparecer.

Salvataje sectorial

Por su parte, Javier Dávila planteó la necesidad de evaluar planes de salvataje en los sectores más golpeados. “Creo que se tendría que empezar a mirar qué sectores necesitan más apoyo. Es posible generarles un proceso de salvataje para poder generar nuevamente dinamismo. Hay que pensar en los que tengan tejido empresarial importante, empleos y posibilidad de eslabonarse” argumentó.

Agregó que en este aspecto hay dos trabajos importantes. Por un lado, desde el Estado, ver como se compra más productos peruanos fabricados localmente, pero también desde las empresas apelar a generar cadenas de valor interno.  “Que comiencen a mirar proveeduría hacia la producción local y cómo pueden ir enganchando de tal manera que se vayan recuperando todos” explicó.

Dávila argumentó que se necesita un trabajo más sinérgico entre el Estado y las empresas para diseñar y trabajar una hoja de ruta con énfasis en impulsar la sostenibilidad y la economía circular.

Al cerrar el panel, Luisa Mesones sostuvo que el sector textil tiene el gran reto de trabajar en alianzas y buscar alternativas novedosas para poder salir adelante. “Tenemos que cambiar el chip, cambiar la forma tradicional de pensar y apostar por cosas nuevas como las ferias digitales este año para poder acercarnos a posibles compradores”. Asimismo, debemos brindar al mercado productos elaborados en el marco de la sostenibilidad y automatizar procesos, y empezar nuestro camino a la industria 4.0 y la transformación digital” señaló.

Saludó la iniciativa de Gamarra de tener una estrategia para dar a conocer las ventajas de los productos textiles peruanos. “La gente no va a comprar un producto que es sostenible si no sabe todo lo que viene atrás. Es un tema de educación. Hay que comunicar más” enfatizó.

Deja un comentario

Top