Ud. está en
Inicio > Destacado > La moda de lujo se convertirá en atemporal, auténtica, socialmente responsable después de COVID-19

La moda de lujo se convertirá en atemporal, auténtica, socialmente responsable después de COVID-19

La industria mundial de la moda de lujo ya estaba en medio de una transformación previa a la COVID19 antes de que la pandemia hubiera acelerado algunos cambios más en el segmento. Las marcas han adoptado tendencias para apuntalarlas a través de la crisis. Un reciente seminario web de la Escuela de Negocios IMD sobre lo que la crisis de COVID-19 podría significar para la industria del lujo, reveló algunos puntos de inflexión que ayudarían a las firmas de moda de lujo a salir fortalecidas después de la crisis.

La localización será el nuevo mantra

Durante mucho tiempo, la moda de lujo ha dependido de las cadenas de suministro mundiales para su éxito. Las marcas de moda a menudo han deslocalizado su fabricación a países de bajo costo, aunque esto violaba las afirmaciones de origen basado en el patrimonio. Sin embargo, la crisis de COVID-19 podría obligar a estas marcas a ir al ámbito local, ya que los consumidores occidentales pueden preferir productos más locales, en particular los de alto precio. Esto podría dar lugar a una fase menos eficiente de la globalización, ya que las empresas de lujo estrecharían su vínculo con su lugar de origen y comenzarían a mantener inventarios de reserva en cada región o incluso país. Estos actores del sector del lujo también podrían mantener una cartera separada para las marcas de lujo locales.

Esto cambiaría las relaciones entre las marcas de lujo occidentales y China, ya que los consumidores chinos favorecerían más marcas locales como Nio, Mao, Luxury fashion para convertirse en auténticas marcas socialmente responsables después de Geping y Erdos. Las marcas occidentales tendrían entonces que incubar o jugar una estrategia local.

Romper con la estacionalidad para centrarse en la autenticidad

La localización llevaría a la digitalización de eventos y experiencias haciendo que los desfiles de moda bianuales sean cosa del pasado, cree Achim Berg, líder global del grupo de Ropa, Moda y Lujo en McKinsey. La proliferación de los formatos de los desfiles puede convertirse en la nueva norma, ya que las marcas romperán con la estacionalidad de las colecciones, ya que los milenios pueden cambiar su atención a una toma de conciencia más duradera y menos efímera del lujo en la recesión que se avecina.

Pablo Mauron, Director General de China, Digital Luxury Group, también espera que la pandemia cambie los hábitos de compra de los milenios chinos. Por primera vez, los milenarios se darán cuenta de la naturaleza transitoria de su crecimiento económico y se centrarán en el ahorro de dinero. Por otro lado, las marcas de lujo tendrán que centrarse en las experiencias, el patrimonio y la autenticidad para seguir siendo relevantes para sus nuevos clientes exigentes.

Surgirán nuevos modelos de negocio

Berg cree que COVID-19 también puede acelerar la adopción de nuevos modelos de negocio por parte de los consumidores para reducir los residuos. Los negocios de las empresas dedicadas a la venta de productos de segunda mano como Rent the Runway y Panoply pueden despegar repentinamente ya que los consumidores podrían buscar ahorrar más dinero. Esto también podría crear una nueva fuente de ingresos para las empresas de moda de lujo, además de ofrecer nuevas oportunidades de asociación.

Las empresas serán más ágiles

COVID-19 también ha ilustrado la importancia de ser ágil para las empresas de moda. Es importante que las empresas de moda rompan con los estilos tradicionales de organización y liderazgo y se diversifiquen más para poder recuperarse fácilmente en tiempos de incertidumbre. La agilidad empresarial ayuda a las empresas a modificar rápidamente sus recursos, existencias e inventarios y a acelerar la toma de decisiones. También ayuda a estas empresas a movilizar la energía colectiva de estos empleados de manera más eficaz.

Deja un comentario

Top