Ud. está en
Inicio > Destacado > Las cadenas mundiales de ropa necesitan sumergirse más profundamente para reequilibrar las operaciones

Las cadenas mundiales de ropa necesitan sumergirse más profundamente para reequilibrar las operaciones

Lidiando con el gran golpe de la pandemia covid-19, la cadena mundial de ropa ha aprendido una dura lección y se está sumergiendo más profundamente para reequilibrar las operaciones, dice un informe de McKinsey & Company. Aunque el sector manufacturero mundial está adoptando lentamente tecnologías digitales de vanguardia, los desastres naturales, los ciberataques y la inestabilidad geopolítica amenazan con desestabilizar los negocios cada 3,7 años en promedio.

Particularmente vulnerable a estas tragedias es el sector de la confección, que ha estado expuesto a pandemias, estrés por calor y riesgo de inundaciones. Según el informe McKinsey, prácticas como la producción justo a tiempo, la contratación de un solo proveedor y la dependencia de insumos personalizados con pocos sustitutos amplifican la perturbación de las conmociones externas y prolongan los tiempos de recuperación de las empresas.

Una hoja de ruta hacia el futuro

Las empresas con márgenes más bajos son particularmente vulnerables a esto y pierden alrededor de 40% de las ganancias de años en promedio cada década. Las cadenas mundiales de ropa necesitan sumergirse más profundamente para reequilibrar dice dice Edward Barriball, coautor del informe McKinsey. Incluso las inversiones realizadas durante este período podrían desaparecer debido a estos acontecimientos. Sin embargo, el mayor riesgo para las empresas de ropa y textiles sería volver a los negocios. Para ello, deberían establecer una hoja de ruta operativa para los próximos cinco años.

Las empresas también pueden fortalecer sus capacidades de gestión de riesgos, construir una red de proveedores y de transporte y reforzar sus inventarios. Pueden simplificar la composición de sus productos, crear procesos de producción flexibles y reforzar su capacidad financiera y operativa de fondo para responder y reaccionar rápidamente a los choques de la cadena de suministro. Barriball también aconseja a las empresas que consideren la posibilidad de utilizar una doble fuente de materias primas y ampliar su base de proveedores.

Barriball considera que covid 19 también está fomentando el nearshoring entre algunas empresas y que el sector de la moda podría beneficiarse de esta tendencia. Para explorar los beneficios de la nearshoring, las empresas de la moda necesitan hacer suficientes inversiones en la gestión de las cadenas de suministro digital.

Las empresas deben realizar una planificación realista de los escenarios y tener en cuenta diversas variables. Necesitan pensar en aprovechar el momento para romper con la vieja forma de hacer negocios. Y trabajar con datos que ya tienen y que probablemente estén enterrados en lugares que no son fácilmente accesibles.

Crecimiento de China se resbala, la participación de Vietnam se eleva

El informe McKinsey indica que China representa el 29% de las prendas de vestir que se venden en todo el mundo. El país tiene previsto modernizar su capacidad de fabricación para pasar a una producción de mayor valor. En 2005, China exportó el 71% de las prendas de vestir terminadas, mientras que en 2018 esa proporción disminuyó al 29%. Ello se debió a que los avances tecnológicos en la fabricación de prendas de vestir abrieron las puertas a la producción mundial en los países con salarios más altos.

China también registró la tasa de crecimiento más lenta de todos los países emergentes de 2014 a 2019. El crecimiento del país se desaceleró utilizando una línea de base del 100 por ciento en 2014 para todos los países emergentes que tienen producción de prendas de vestir y textiles, los datos de McKinsey mostraron que el crecimiento de China se contrajo del 100 por ciento en 2014 a un aumento del 88 por ciento en 2017 y luego se redujo aún más a alrededor del 75 por ciento en 2018 antes de aumentar ligeramente al 78 por ciento el año pasado.

Entre otros mercados emergentes que captaron la cuota de mercado de la confección y los textiles se encuentran Vietnam, que registró 72.000 millones de dólares en exportaciones en 2019, seguido de Italia con 63.000 millones de dólares, Alemania con 48.000 millones de dólares, Bangladesh con 44.000 millones de dólares, India con 39.000 millones de dólares, Turquía con 28.000 millones de dólares, los Países Bajos con 26.000 millones de dólares y España con 24.000 millones de dólares. Indonesia con 17.000 millones de dólares, Polonia con 14.000 millones de dólares, Camboya con 11.000 millones de dólares, Tailandia con 8.000 millones de dólares y México con 7.000 millones de dólares completan la lista.

Camboya tuvo la tasa de crecimiento más alta de 2014 a 2019, con un aumento del 192% en el período. La participación de Viet Nam aumentó en un 188%, mientras que la de Bangladesh aumentó al 160% y la de Polonia creció en un 148% durante el período. Se citaron Etiopía y Myanmar como posibles zonas de crecimiento, así como regiones en las que las empresas podrían diversificar sus fuentes de suministro fuera de China.

Deja un comentario

Top