Ud. está en
Inicio > Destacado > Llamamiento a la acción sobre el procesamiento húmedo de textiles

Llamamiento a la acción sobre el procesamiento húmedo de textiles

Un nuevo informe del think tank financiero Planet Tracker investiga la magnitud del impacto financiero y medioambiental del procesamiento en húmedo en la industria de la moda y sus inversores, y las formas en que sus principales interesados pueden ayudar a garantizar una transición justa hacia la sostenibilidad.

El agua es crucial en la producción textil. En particular, el proceso húmedo -que implica el blanqueo, el teñido y el estampado de los tejidos- depende en gran medida del agua dulce limpia y ha contribuido de forma significativa a deteriorar este recurso, que ya se encuentra bajo presión. Aunque las marcas de moda tienen el poder de motivar los comportamientos de los proveedores a través de sus prácticas de compra para proteger sus credenciales de sostenibilidad, las cadenas de suministro opacas y complejas significan que a menudo es difícil vincular las marcas de moda con los procesadores húmedos que causan daño.

La industria textil es conocida por su desproporcionado daño medioambiental y la fase de procesamiento en húmedo es una de las principales causas de su impacto medioambiental negativo: se calcula que se necesitan 430 litros de agua para producir un solo kilo de tejido. En el caso de las 740 empresas que cotizan en bolsa y que participan directamente en actividades de procesamiento en húmedo identificadas en el informe de Planet Tracker, la mayoría de sus fábricas se concentran en mercados emergentes con un alto nivel de estrés hídrico (principalmente India, Pakistán y China) y, por lo tanto, están sujetas a un importante riesgo hídrico.

Mediante la superposición de los datos de geolocalización de las fábricas de procesamiento húmedo y las puntuaciones de riesgo hídrico, Planet Tracker vinculó a 230 de estas empresas de procesamiento húmedo -con una capitalización de mercado combinada de 586.000 millones de dólares- con los inversores. Dada su inversión agregada de 8.000 millones de dólares en el sector del procesamiento húmedo, el informe descubrió que los inversores particulares y las familias eran los más expuestos, ya que el 67% sufría riesgos hídricos “extremadamente altos” o “altos”. Los inversores institucionales también están muy expuestos, ya que el análisis de Planet Tracker indica que los gestores de activos y los conglomerados financieros tienen inversiones agregadas en empresas de procesamiento húmedo que cotizan en bolsa de aproximadamente 66.000 millones de dólares.

Aunque sus inversiones suelen estar más diversificadas geográficamente que las de las familias y los inversores particulares, reduciendo así su exposición al riesgo concentrado del agua, Planet Tracker identificó 10 gestores de activos, incluido Vanguard, con un riesgo medio-alto del agua en sus carteras

Según Planet Tracker, el riesgo relacionado con el agua va más allá de suponer una amenaza física para las operaciones: también representa riesgos normativos y legales, así como riesgos de mercado y de transición, incluyendo el cambio de preferencias de los consumidores y el daño a la reputación. Si los riesgos relacionados con el agua se materializan en jurisdicciones con altas concentraciones de empresas de procesamiento húmedo, el coste del agua también aumentará. Debido a la fragmentación de la cadena de suministro que sustenta la multimillonaria industria de la moda, estos riesgos relacionados con el agua quedan en gran medida ocultos a la vista de los inversores y prestamistas y, por lo tanto, no se valoran plenamente desde la perspectiva de las acciones o los créditos.

“Dado que las empresas de procesado húmedo se encuentran en una posición financiera comparativamente más débil, el poder de cambio reside en las marcas de moda para mejorar la visibilidad de la cadena de suministro, la responsabilidad medioambiental y la trazabilidad de los productos”, afirmó Peter Elwin, director del programa de textiles de Planet Tracker. “Los inversores también tienen una influencia significativa para exigir datos de mayor calidad, en particular de estas marcas, para que puedan cuantificar mejor los riesgos de la cartera y proteger el recurso que se agota rápidamente y que sustenta tanto sus inversiones como nuestro planeta”.

Teniendo esto en cuenta, el documento concluye con recomendaciones para las marcas de moda, así como para los propietarios de activos y los prestamistas, con el fin de facilitar una transición justa hacia la sostenibilidad.

Para las marcas de moda:

Ampliar la información sobre la cadena de suministro más allá de los proveedores de primer nivel para garantizar que son responsables y verificables desde el punto de vista medioambiental, mediante el uso de herramientas como el Open Apparel Registry.

Alinear las directrices de la OCDE con sus políticas de compra y sostenibilidad, y apoyar a los proveedores en la publicación de datos medioambientales verificados.

Financiar la inversión en nuevas tecnologías y máquinas, así como la mejora del acceso a fuentes de energía renovables dentro del sector del procesado en húmedo, que carece de fuerza financiera y de instalaciones de I+D para desarrollar nuevas técnicas. Los procesadores húmedos también deben realizar mejoras verificables en el uso y tratamiento del agua como “prueba de trabajo”.

Para los propietarios de activos y los prestamistas:

Animar a las marcas de moda de sus carteras a desarrollar estrategias de transición para sus cadenas de suministro que protejan el empleo y las comunidades, así como el medio ambiente.

Presionar a los proveedores de índices para que tengan en cuenta los impactos del capital natural de la industria textil a la hora de construir sus índices – o considerar el desarrollo de sus propios puntos de referencia de capital natural.

Colaborar con los intermediarios que proporcionan financiación de la deuda a las empresas de procesamiento húmedo para influir en ellas hacia prácticas más sostenibles.

Deja un comentario

Top