Ud. está en
Inicio > Noticias > Buenas prácticas > Multinacionales se preparan para abordar la explotación laboral en las fábricas de abastecimiento

Multinacionales se preparan para abordar la explotación laboral en las fábricas de abastecimiento

Aunque las acciones de Fast Retailing, la compañía japonesa que está detrás de la marca de ropa Uniqlo, aumentaron en más de un 75 por ciento el año pasado debido a su constante expansión en el extranjero y a los acuerdos de apoyo con la estrella de tenis Roger Federer y el golfista Adam Scott, alrededor de 2.000 de sus trabajadores indonesios fueron despedidos con salarios impagos y sin pagos de indemnización por parte de su proveedor. Su empleador, que se declaró en bancarrota en 2015, ha sido acusado de violaciones laborales que incluyen horas extras no pagadas y la destrucción de sindicatos. Estos trabajadores exigieron a Uniqlo (Fast Retailing) 5,5 millones de dólares en concepto de salarios atrasados e indemnizaciones por despido, lo que fue rechazado, ya que la marca afirmaba que no tenía ninguna obligación legal de cumplir con estas exigencias.

Recientemente, debido a la creciente presión de los trabajadores, los sindicatos y otras organizaciones que los apoyan, las compañías multinacionales han estado reembolsando a los trabajadores por salarios no pagados. Sin embargo, este no es el único problema al que se enfrentan los trabajadores. También les preocupan las intrincadas relaciones imperialistas que caracterizan a la economía capitalista mundial.

La reorganización del trabajo aumenta la explotación laboral

Según los datos de costos laborales unitarios, países como China, India e Indonesia, que tienen la cadena de valor laboral más alta del mundo, también tienen costos laborales unitarios muy bajos. Esto también es cierto para países del Sur como México, que ha experimentado una fuerte disminución en los costos laborales unitarios en relación con los Estados Unidos durante el período 1995-2014. Estos países no sólo tienen altas tasas de productividad, sino también bajos salarios, lo que se traduce en mayores márgenes de beneficio con el valor añadido generado, a menudo acreditado a la producción en los países en los que tienen su sede estas multinacionales.

Estas cadenas globales de valor laboral benefician en gran medida a las multinacionales que las controlan a través de la subcontratación. Por lo tanto, cualquier mala conducta se atribuye enteramente a los subcontratistas, aunque estas megaempresas son las principales responsables de la explotación de estos trabajadores. Las multinacionales a menudo imponen condiciones estrictas y exigencias poco razonables a sus proveedores, lo que conduce a la reorganización del trabajo en sus fábricas y a una mayor explotación de los trabajadores.

Formas en que las EMN pueden controlar las cadenas de suministro

Gran parte de esta culpa también recae en los proveedores que consideran que sus clientes multinacionales son muy prestigiosos. Por lo tanto, se someten voluntariamente a las demandas irrazonables de las multinacionales, a pesar de que a menudo esto conduce a dificultades en los procesos de producción. La mayoría de las demandas se satisfacen mediante la imposición de una racionalización sistémica y una producción flexible que comenzó en la década de 1970 y que se mantiene continuamente mediante nuevas tecnologías de la información, con el objetivo de establecer procesos de producción, administración y distribución.

Por ejemplo, la imposición de la entrega a petición de las multinacionales obliga a los proveedores a aplicar una política de amortiguación que hace imperativo que estos proveedores preparen sus productos terminados y los almacenen en almacenes, para ser enviados sólo cuando sus clientes multinacionales los necesiten.

Esta reorganización intensifica la explotación de los trabajadores, obligándolos a aumentar su productividad al tiempo que se estancan los salarios. Para contrarrestar esto, las multinacionales deben asegurarse de que sus proveedores cumplan con las regulaciones nacionales que limitan las horas extras, monitoreándolas a través de organizaciones de terceros que auditan a los proveedores y emiten certificados de estandarización. También deben alentar a los proveedores a aumentar el control estricto y directo de la mano de obra en las plantas de producción, así como aplicar un sistema de incentivos y una medición específica del rendimiento individual o colectivo que recompense a los trabajadores “productivos” y castigue a los que no logren alcanzar los objetivos de producción.

La intrincada cadena de valor global es un sistema de bolas y cadenas en el que la capital del Norte se encuentra en una posición de mando. Este fenómeno indica una nueva fase del imperialismo, utilizada por el capital y sus instrumentos estatales para proponer un nuevo conjunto de demandas de las marcas a través de las cuales pueden controlar sus sistemas de producción.

Deja un comentario

Top