Ud. está en
Inicio > Noticias > Innovación y Tecnología > Telas teñidas con bacterias que consumen 500 veces menos agua

Telas teñidas con bacterias que consumen 500 veces menos agua

La moda tiene un problema de agua. Un informe de 2017 encontró que la industria consumió casi 79 mil millones de metros cúbicos de agua en 2015, suficiente para llenar 32 millones de piscinas de tamaño olímpico. Y según el Banco Mundial, entre el 17 y el 20% de toda la contaminación del agua industrial es causada por el teñido o el tratamiento de las prendas de vestir.

Pero la investigadora de diseño Natsai Audrey Chieza, que presentó una charla de TED sobre contaminación y moda en 2017, está tratando de cambiar eso, informó CNN.

“Cuando se toma a un diseñador y se lo coloca en un entorno biológico y científico, es cuando se obtiene una nueva forma de pensar que puede catalizar este tipo de innovación”, dice. Durante ocho años, ha estado a la vanguardia del floreciente campo del biodiseño, encontrando alternativas naturales a procesos industriales insostenibles.

Más recientemente, como diseñadora residente en el Departamento de Ingeniería Bioquímica del University College London, ha estado desarrollando colorantes a partir de Streptomyces coelicolor, una bacteria que se encuentra típicamente en las raíces de las plantas.

“Las bacterias producen pigmento. O lo filtran fuera de sus paredes celulares o lo mantienen dentro de sus paredes celulares”, explica. “Me interesaron mucho los microbios que se filtran porque me pareció una forma muy poco tecnológica de acceder a ese color”.

Para aplicar estos tintes naturales, los textiles se colocan en una placa de petri con Streptomyces coelicolor vivo. Después de un período de incubación, los tejidos adquieren los ricos tonos azul, púrpura y rojo, dependiendo del pH del ambiente en el que crecen las bacterias.

Debido a que estos pigmentos se derivan a través del proceso de excreción natural, Chieza dice que pueden teñir los textiles con unas 500 veces menos de agua que los tintes tradicionales, al mismo tiempo que reducen el uso de químicos sintéticos dañinos y todavía puede sobrevivir a un lavado por ebullición.

“Siempre ha habido artefactos que van más allá de este material que puede parecer bonito. Nos dicen dónde estamos con nuestra tecnología”, dice Chieza. “Se abren nuevos espacios para que los diseñadores inviten a este intercambio interdisciplinario de ideas. Creo que ahí es donde la creatividad tiene un espacio increíble para expandirse”.

 

Deja un comentario

Top