Ud. está en
Inicio > Noticias > Mercados > 300 millones de trabajadores en la cadena del textil, confección, cuero y calzado

300 millones de trabajadores en la cadena del textil, confección, cuero y calzado

Fábrica de confecciones

La industria de la moda emplea a más de 300 millones de personas en toda la cadena de valor, al 31 de diciembre de 2017, según un informe reciente. El sector es a menudo una fuente crucial de empleo y un gran contribuyente al PBI tanto para las economías emergentes como para las desarrolladas. El sector textil, de la confección, del cuero y del calzado (TCLF por sus siglas en inglés) representó colectivamente un mercado de 1 billón de euros en 2016.

Con un volumen de negocios de más de 200.000 millones de euros, el sector de TCLF fue dos veces mayor que el sector de la informática y la electrónica. Es uno de los mayores sectores manufactureros de Europa y representa el 40% de todos los puestos de trabajo en el sector manufacturero de Asia meridional. Aunque muchas personas de todo el mundo pueden trabajar en el mismo sector, a nivel mundial existe una disparidad entre los salarios, las condiciones de trabajo, los derechos de los trabajadores y los tratamientos específicos de género que se ofrecen a los empleados de la industria manufacturera, dice el informe The Sustainable Fashion Blueprint 2018, del que son coautores dos ex alumnos de la Cambridge Judge Business School, Diane Albouy y Olabisi Adesida, producido en colaboración con Mamoq, el mercado de la moda sostenible.

El informe revela que la industria de TCLF es la segunda más contaminante. Más de 350.000 kilómetros cuadrados de tierra -aproximadamente del tamaño de Alemania- se dedican exclusivamente a la producción de algodón. Se estima que la industria utiliza anualmente 93.000 millones de metros cúbicos de agua, suficiente para que sobrevivan 5 millones de personas. Alrededor de medio millón de toneladas de microfibra o el equivalente a 3 millones de barriles de petróleo se vierten en el océano cada año, casi la misma cantidad que el derrame de DeepWater Horizon.

Cerca del 85 por ciento de los consumidores compran prendas de vestir al menos una vez cada tres meses, según la encuesta de moda del Mamoq. Alrededor del 67% de los consumidores no están dispuestos a sacrificar ninguna característica de la ropa para comprar un producto sostenible. Algunos de los principales aspectos de la industria de la moda que los consumidores desearían cambiar son la explotación de los trabajadores y de los animales, la creación de imágenes corporales poco realistas, la creación artificial de necesidades (por ejemplo, ciclos y tendencias de la moda), el proceso de producción, el acceso a marcas de renombre a precios asequibles y la trazabilidad de la transparencia (por ejemplo, acciones de la empresa o cadena de suministro).

“La moda sostenible se refiere en términos generales al diseño, la producción, la distribución, el consumo y la eliminación de prendas de vestir con respeto y consideración por la salud y la longevidad de nuestro medio ambiente natural, y el bienestar de los animales y los seres humanos involucrados. Su objetivo es limitar el coste socioambiental de la moda, al tiempo que se maximiza su valor de por vida y su impacto positivo”, dijeron Madeline Petrow y Lenny Leemann, fundadores de Mamoq.

La sostenibilidad está ganando fuerza en el mundo de la moda. Los consumidores, en particular los millenials y la Generación Z, son cada vez más conscientes de los retos de la sostenibilidad, lo que provoca cambios en los hábitos de compra y en las expectativas de productos mejores y más sostenibles, así como nuevas formas de consumir moda. Esto está creando un área de diferenciación para las empresas que intentan abordar estos cambios mediante la identificación de formas más sostenibles de trabajar a lo largo de todo el ciclo de vida de sus productos, añade el informe.

Los principios de la moda sostenible ayudarán a las empresas a actualizar sus modelos operativos para hacer frente a los desafíos de la industria y atender a los consumidores poderosos e informados. El informe sugiere ciertas iniciativas empresariales sostenibles como la aplicación de los principios del reciclaje y la economía circular, la construcción de negocios que beneficien al consumidor y devuelvan a la sociedad y a la naturaleza, la confección de prendas de vestir que resistan la prueba del tiempo, la optimización del uso de la mano de obra y los recursos naturales, la evaluación y transformación de la cadena de suministro y la exploración más allá del presente mediante la preparación para las tecnologías futuras.

A fin de aplicar los principios de la moda sostenible, los operadores tradicionales deberán asumir compromisos e inversiones a largo plazo, mientras que los nuevos operadores se enfrentarán a grandes obstáculos de entrada y a problemas de escalabilidad. La transparencia se convertirá en la clave para el éxito de una empresa en la industria y actualmente representa el mayor desafío técnico a superar, señala el informe.

Las empresas deben adoptar ciertas medidas en pro de la sostenibilidad, como la incorporación de la empresa y los clientes, la dedicación de recursos a la aplicación de principios sostenibles, la creación de un entorno en el que la transparencia sea un objetivo clave y el fomento de iniciativas sostenibles tanto internas como externas.

El informe también ha enumerado algunos pasos a seguir por los clientes. Estos incluyen estar consciente, cuidar la ropa, reciclar o reutilizar la ropa, cuestionar las necesidades para evitar compras impulsivas, revisar las etiquetas de la ropa, encontrar nuevas fuentes de ropa y crear un guardarropa de cápsulas, entre otras cosas.

 

Deja un comentario

Top