Ud. está en
Inicio > Sin categoría > Las guerras comerciales de Trump y los textiles

Las guerras comerciales de Trump y los textiles

Las guerras comerciales que los Estados Unidos están desplegando contra China, México, la Unión Europea, India entre otros países, va a reconfigurar el mapa de aprovisionamiento de textiles y prendas de vestir en el mundo.
Según la Oficina de Textiles y Prendas de Vestir (OTEXA) de los Estados Unidos 36% de todas las importaciones de textiles y prendas de vestir de los Estados Unidos son de origen chino, según Fibre2fashion. Pero, cuando se trata de la materia prima – algodón – es al revés.

Con 12.000 millones de dólares en exportaciones de textiles y prendas de vestir, Vietnam es el segundo mayor proveedor, con 11,5% de todas las importaciones de textiles y prendas de vestir realizadas por los Estados Unidos en 2017. India, Bangladesh y México son los tres siguientes proveedores de textiles y prendas de vestir con una participación de alrededor del 7%, el 5% y el 4,5%, respectivamente.

Si bien China es por mucho el principal proveedor de textiles y prendas de vestir, es sorprendente que los aranceles estadounidenses sean más altos sobre las importaciones de prendas de vestir procedentes de muchos otros países asiáticos en comparación con China. Las prendas de vestir de países como Bangladesh, Camboya, Sri Lanka, Pakistán y Vietnam reciben aranceles más altos en Estados Unidos en comparación con los de China, según un estudio reciente realizado por el Centro de Investigación Pew de EE.UU. que analizó datos de la Comisión de Comercio Internacional (CCI) de Estados Unidos.

México, Canadá, Japón, Alemania y Corea del Sur disfrutan de aranceles mucho más bajos que China, según el estudio. Canadá tiene una participación del 1,25 por ciento en las importaciones estadounidenses de textiles y prendas de vestir, según OTEXA, mientras que Japón, Alemania y Corea del Sur tienen menos del 1 por ciento.

Inicialmente, los Estados Unidos no incluyeron los productos textiles y del vestido en la lista de importaciones sobre las que han aumentado los aranceles. Pero, la última lista de bienes a los que quiere imponer aranceles del 10 por ciento bajo la Sección 301 sobre las importaciones de China incluye todas las materias primas textiles, hilados y telas. Por lo tanto, no pueden descartarse los aranceles sobre los textiles y prendas de vestir acabados en una fecha futura.

Responde la Unión Europea

Como medida de represalia a la imposición de aranceles por parte de la administración Trump, Europa ha seguido adelante e implementado un derecho adicional del 25 por ciento a partir del 22 de junio de 2018 sobre varios artículos estadounidenses, incluyendo camisetas, camisetas, camisetas y otros chalecos; pantalones cortos, pantalones y calzones de algodón denim; fibras sintéticas, industriales y ocupacionales; y ropa de cama de algodón.

Consecuencias en los Estados Unidos

Para los estadounidenses, el resultado de las guerras comerciales dependería en gran medida de dos factores: la duración de las guerras comerciales y la forma en que los empresarios aprovechen la situación. A medida que suben los costos de los bienes importados, los productos estadounidenses se beneficiarían de una ventaja comparativa en los precios.

El algodón, la principal materia prima para los textiles, está disponible localmente en abundancia y depende de los empresarios para hacer algo al respecto, aventurándose en la producción de prendas de vestir “Made in USA” para el mercado nacional. Cuanto mayor sea la duración, mayor será el margen de maniobra de las empresas estadounidenses para crear unidades de fabricación de textiles y ropa, servir al mercado estadounidense y crear nuevas oportunidades de empleo en el proceso.

Mientras tanto, los consumidores estadounidenses podrían terminar pagando un precio más alto por los artículos importados.

Como podría responder China

Para los empresarios textiles chinos, es hora de actuar. En primer lugar, una guerra comercial prolongada significaría que el algodón estadounidense se volvería más costoso, lo que requeriría un cambio en la estrategia de abastecimiento de materias primas. Las fábricas chinas se verían obligadas a aumentar las importaciones de otros países exportadores de algodón como India, Brasil, Australia y Uzbekistán.

En segundo lugar, los empresarios tendrían que acelerar el proceso de creación de unidades de fabricación en otros países como Vietnam y Etiopía. Una vez hecho esto, el aumento de los aranceles sobre los productos chinos no afectaría a las exportaciones de bienes fabricados por empresas chinas a los Estados Unidos, a menos que estos países también se vean envueltos en guerras comerciales con los Estados Unidos para entonces. Sin embargo, esto llevaría a la pérdida de puestos de trabajo en China.

Cambio de estrategia por parte de la UE y Canadá

Tanto la UE como Canadá ya han comenzado a recaudar aranceles más elevados para algunas prendas de vestir fabricadas en Estados Unidos. Esto puede dar lugar a un ligero cambio en la compra de prendas de vestir confeccionadas procedentes de los Estados Unidos en favor de otros países.

 

Deja un comentario

Top