Ud. está en
Inicio > Destacado > El problema de la sostenibilidad en la moda

El problema de la sostenibilidad en la moda

A la industria de la moda le gusta hacer las cosas rápido y barato para obtener el máximo beneficio. Los precios bajos de las últimas tendencias atraen a los compradores pensando que obtienen más por su dinero, pero este “ahorro” conlleva un alto coste medioambiental y social.

La industria es un gran infractor en lo que respecta al agotamiento de los recursos naturales y la contaminación de los ecosistemas. Es responsable del 20% de la contaminación mundial de las aguas limpias. Diversas fuentes afirman que la gran moda contribuye a entre el 2 y el 10% de las emisiones de carbono del mundo.

Para ahorrar costes de mano de obra y eludir las estrictas normativas de Estados Unidos o Europa, los minoristas subcontratan la fabricación en países como China, Bangladesh o Pakistán. Una camiseta que llevas puesta puede estar utilizando algodón cultivado en Estados Unidos, teñido y procesado en una planta textil de la India, y cortado y diseñado en Europa antes de viajar de vuelta al almacén de la empresa y finalmente llegar a la tienda. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático afirma que esta industria consume más energía que las industrias de la aviación y el transporte marítimo juntas.

Cómo se aceleró la moda

La moda no siempre fue así. Antes del siglo XIX, la gente se tomaba el tiempo de confeccionar su propia ropa o se la hacía en una sastrería si podía permitírselo. Era un proceso práctico y personalizado que implicaba la comunicación entre el usuario y el creador. La espera de una semana para que un vestido estuviera terminado hacía que la gente valorara más su ropa. Gastar en nuevas prendas y tendencias era algo que sólo los aristócratas se permitían, por lo que la gente normal, sin presupuesto real, invertía en tejidos hechos para durar.

Llegó la revolución industrial y el prêt-à-porter se popularizó entre los años 20 y 80, pero todavía había gente que se hacía su propia ropa o acudía a modistas locales.

Todo eso cambió en los años 90, cuando los minoristas de la calle principal, como Zara y H&M, trastocaron la industria, comprimiendo los ciclos de las tendencias y sacando miles de artículos nuevos de las tiendas cada semana. Si pensábamos que eso era todo lo revolucionario que podía ser, ahora llegan nuevos competidores como Shein o Pretty Little Thing, tiendas exclusivamente online que ponen en jaque a los gigantes de la moda rápida con un modelo de moda ultrarrápido. Apoyándose en los grandes datos y en una cultura de culto a los influencers, estas nuevas marcas conquistaron con éxito las redes sociales y las carteras de los compradores. David Fickling, de Bloomberg, considera que la valoración de Shein en 2022, de 100.000 millones de dólares, es una “victoria para la moda rápida”. Este año, la empresa va a facturar 20.000 millones de dólares.

Con una ropa barata y fácil de adquirir, a menudo ni siquiera nos preguntamos de dónde viene nuestra ropa o cómo está hecha realmente. Los fabricantes y los usuarios están separados por continentes. Cuando se trata de elegir estilos y materiales, son las empresas las que deciden. Solo después de catástrofes como el derrumbe de la fábrica de ropa Rana Plaza en 2013 o la denuncia de la silicosis de los “vaqueros asesinos” en 2011, el público empezó a prestar atención a los trabajadores silenciosos que sufren las prácticas mortales de una industria que fabrica artículos aparentemente inocuos.

Deja un comentario

Top