Ud. está en
Inicio > Destacado > ¿Qué es la Slow Fashion?

¿Qué es la Slow Fashion?

A medida que la moda da pasos hacia la sostenibilidad, probablemente habrás escuchado una serie de nuevos términos y movimientos como moda circular, moda ecológica o moda sostenible. Son términos que se superponen con ligeras diferencias, pero todos tienen el mismo objetivo: reducir la huella medioambiental de la industria de la moda.

¿Qué es la moda lenta?

La moda lenta es un movimiento que aboga por la justicia medioambiental y social en la industria de la moda. Su punto definitorio es que se centra en el problema de la sobreproducción y el consumo excesivo.

La moda lenta surgió a raíz del movimiento “slow food”. La periodista e investigadora de moda y sostenibilidad Kate Fletcher utilizó por primera vez el término en un artículo de 2007 para The Ecologist.

Describió la moda rápida como algo que no tiene mucho que ver con la velocidad, sino con la codicia, con “vender más” y “ganar más dinero”. En cambio, la moda lenta “trata de diseñar, producir, consumir y vivir mejor”. “Slow” -añadió- “no es lo contrario de rápido -no hay dualismo-, sino un enfoque diferente en el que diseñadores, compradores, minoristas y consumidores son más conscientes del impacto de los productos en los trabajadores, las comunidades y los ecosistemas”.

Cuando los compradores apoyan el modelo insostenible de producción de la moda rápida, el problema no hace más que agravarse. La moda lenta también tiene que ver con el consumo consciente. Compramos con la conciencia de que nuestra forma de consumir tiene un impacto en el cambio climático.

Algunas de las filosofías clave de la moda lenta son

  • Pasar de la cantidad a la calidad, tanto en la producción como en el consumo. No está empeñada en crecer constantemente ni en acumular más.
  • Fabricación respetuosa con el medio ambiente, utilizando procesos de bajo desperdicio y evitando productos químicos nocivos.
  • Proporcionando a los trabajadores un salario digno y condiciones de trabajo saludables.
  • Producir colecciones en pequeños lotes o en base a pedidos previos para evitar el inventario no vendido.
  • Una cadena de suministro sin complicaciones en la que las materias primas y la mano de obra no están dispersas por todo el mundo. Utiliza materiales locales y emplea a trabajadores locales en la medida de lo posible.
  • Transparencia y honestidad en su cadena de suministro y sus prácticas. Un gran ejemplo es la marca de vaqueros éticos HNST, que tiene una página “Hall of Fail” que muestra sus retos y fracasos.
  • Utilización de fibras naturales, tejidos de desecho o textiles viejos para su reciclaje.

Conclusión

La moda rápida ha industrializado la confección de la ropa hasta el punto de que la consideramos una mercancía de usar y tirar. La moda lenta es algo más que una forma de comprar. Es un estilo de vida y una filosofía que reconoce el valor real de la ropa y todo el proceso implicado: desde los materiales, el planeta y las personas.

 

Deja un comentario

Top