Ud. está en
Inicio > Destacado > Acelerar la adopción de la tecnología de la confección tras la pandemia

Acelerar la adopción de la tecnología de la confección tras la pandemia

En el año transcurrido desde que la pandemia de Covid-19 comenzó a extenderse por todo el mundo, la industria textil y de la confección ha experimentado algunas transformaciones monumentales que antes habrían tardado décadas. Una de ellas es la innovación y la adopción de la tecnología.

Mientras que antes la inversión en tecnología se consideraba un bien que había que tener, la pandemia ha cambiado fundamentalmente el modo en que las empresas operan, se comunican y piensan en cuestiones como la sostenibilidad, haciendo que las nuevas herramientas sean una necesidad si quieren seguir operando con eficacia y gestionar los cambios que se han producido.

“Hemos visto muchos cambios tanto en los minoristas como en los fabricantes como resultado de la pandemia”, dice Ram Sareen, director general y fundador del proveedor de tecnología de la moda Tukatech. “Esta fue la llamada de atención para los muchos que se sentían invencibles. Las empresas necesitaban pivotar y hacer cambios en sus modelos de negocio anteriores a Covid-19 para sostenerse durante la pandemia y seguir haciéndolo una vez que saliéramos de ella. Necesitaban seguir haciendo negocios con las sedes físicas cerradas y los empleados trabajando a distancia”.

El diseño y la creación de prototipos en 3D, la personalización, la demanda, las microfábricas, el PLM mejorado, la fabricación a medida y las pruebas digitales son algunas de las nuevas innovaciones que están surgiendo para ayudar a acelerar el tiempo de comercialización, reducir los costes y los residuos y mejorar la eficiencia. La digitalización, el big data y la analítica están ayudando a las empresas a mirar más allá de la crisis para asegurarse una ventaja competitiva y prever las tendencias con mayor precisión.

El efecto pandémico

“Covid-19 ha acelerado la adopción de nuevas tecnologías en todos los sectores. Esto es especialmente evidente en el comercio de prendas de vestir, que tradicionalmente ha dependido de las interacciones físicas”, explica Vivek Ramachandran, director general de Serai, la plataforma de comercio de prendas de vestir entre empresas de HSBC.

“La interrupción de los viajes ha obligado a cambiar los comportamientos. Los proveedores han tenido que encontrar nuevas formas de mostrar sus productos y capacidades, y los compradores han tenido que encontrar nuevas formas de conectar con los proveedores.”

De hecho, uno de los mayores impactos de la pandemia para las empresas ha sido la falta de reuniones y viajes en persona, ya sea para ferias comerciales o reuniones con proveedores para discutir diseños y pedidos.

“Esto ha obligado a todo el mundo a crear y diseñar nuevas líneas de ropa de forma completamente virtual”, afirma Brian Rainey, director general de la empresa de tecnología de comercio electrónico Gooten. “Paralelamente, se ha producido un cambio hacia más compras a través del comercio electrónico que en la tienda, y una creciente tendencia de los consumidores a personalizar la ropa”. La tendencia a la personalización también proviene de Covid, ya que el mundo de los regalos ha pasado de las experiencias en vivo en persona, como conciertos y cenas, a los regalos personalizados/personalizados que tienen más significado.”

Tecnologías emergentes

La inteligencia artificial y la tecnología de modelado en 3D, en particular, han aumentado su popularidad, permitiendo a los proveedores ofrecer muestras digitales y crear salas de exposición virtuales.

“Los consumidores quieren saber dónde se fabrican sus productos, y las nuevas normativas exigen que las marcas demuestren que no trabajan con determinados proveedores o zonas geográficas”.

Serai ha lanzado recientemente una solución que permite a las empresas rastrear el flujo de pedidos a lo largo de la cadena de suministro, estableciendo el algodón y el hilo que entra en cada prenda. Esto está diseñado para ayudar a las empresas a trazar un mapa de los proveedores anteriores y hacer un seguimiento de los compromisos medioambientales, de sostenibilidad y de gobernanza (ESG).

Con tanta incertidumbre en torno a cómo se gestionará la industria durante la pandemia y más allá, especialistas como Gerber Technology han aumentado la innovación.

La reciente ampliación de su Centro de Innovación de Shanghái, en China, ha supuesto la introducción de nuevas innovaciones tanto para la producción en masa como para la fabricación bajo demanda, incluido el lanzamiento de su cortadora digital Atria. El espacio recientemente actualizado cuenta con un flujo de trabajo completo a medida que convierte los pedidos en productos finales en menos de una hora, completado con la tecnología de escaneado corporal de TG3D, el software AccuMark y AccuNest, y las cortadoras monocapa de Gerber basadas en la visión.

La evolución del 3D

Sin embargo, de todas las tecnologías desarrolladas en el último año, las herramientas 3D son las que parecen haber cogido más ritmo, evolucionando la tecnología de diseño para ofrecer una solución que ayude a las empresas que ahora trabajan a distancia.

“Al principio costó muchos años hacer que la gente confiara en el 3D para que se convirtiera en un sustituto de lo que conocen”, explica Avihay Feld, cofundador y director general del especialista en software Browzwear. “Ahora no se trata sólo de confiar en el 3D para poder hacer algo, sino de trasladar cada vez más partes del flujo de trabajo al 3D. Al principio era sólo la creación de prendas y la comprobación del ajuste, ahora es el diseño y la venta”.

“Y se trata de ampliar la escala. ¿Cómo se amplía toda una organización, toda una industria? ¿Cómo se puede ampliar el personal para que cambie la gestión a la que estaba acostumbrado, a un flujo de trabajo completamente nuevo? No es una tarea fácil, es un viaje, pero ahora con la comprensión, y Covid siendo un verdadero impulso, está creciendo y escalando, no sólo en categorías dentro de las empresas con las que trabajamos, sino que también se trata de incorporar a sus vendedores y a los proveedores de los materiales y adornos”.

Feld afirma que muchas de las empresas que dependen de las muestras físicas se vieron sorprendidas por la pandemia y el cierre de las fábricas en China.

“Inmediatamente no hubo producción, ni siquiera producción de muestras, lo que significó que todo el proceso de toma de decisiones basado en esas muestras se cortó por la mitad. Los que ya tenían un flujo de trabajo en 3D podían seguir trabajando y tomar sus decisiones basándose en el diseño en 3D. La gente se dio cuenta de que no sólo es la única alternativa cuando no tienes las muestras físicas de las que tanto dependes, sino que además es bastante buena. Ahora quieren ser 100% digitales”.

Las inversiones en tecnologías para el modelado en 3D y el muestreo digital están contribuyendo a tomar decisiones más rápidas y eficaces, a reducir los residuos de tejidos y a reducir la huella de carbono.

El laboratorio de innovación de H&M, con sede en Berlín, ha desarrollado recientemente una tecnología basada en un escáner de fotogrametría 3D desarrollado por NeXR. La solución de prueba virtual permitirá a los clientes probarse la ropa en sus propios avatares individuales. Se espera que un prototipo esté disponible para el verano de 2021 en determinadas tiendas alemanas.

Ahora que el 3D tiene que sustituir a las muestras físicas en muchos casos, el proveedor de tecnología de la moda Tukatech introdujo el año pasado lo que denominó “el primer valor de factor de sensación para los tejidos”, basado en un cálculo matemático que utiliza los valores de flexión y fricción de la superficie en todas las direcciones de la urdimbre, la trama y el cizallamiento. La función está pensada para ayudar a que el diseño de productos en 3D se relacione con el tacto del tejido sin necesidad de una muestra física, lo que puede retrasar el proceso de desarrollo.

“La mayoría de las empresas desarrollan primero el aspecto, así que necesitábamos darles algo que les ayudara a conseguir rápidamente la aprobación del diseño”, dice Sareen, de Tukatech. “El muestreo en 3D puede llevar mucho tiempo, así que introdujimos activos en 3D para ayudar a acelerar el proceso”.

“Tanto los minoristas como los fabricantes tienen que adoptar el software de diseño y ajuste en 3D si aún no lo han hecho. Incluso antes de la pandemia, el 3D se estaba convirtiendo en un software más crucial para combatir los plazos de entrega más cortos y el mayor número de SKU dentro de una cadena de suministro global. Las empresas que ya disponían de software de diseño de moda en 3D sólo tenían que resolver la transición para trabajar desde casa”.

Una curva de aprendizaje

Aunque el impacto general de la pandemia es poco menos que catastrófico, Ramachandran, de Serai, cree que el único aspecto positivo es el cambio de mentalidad y la adopción de nuevas soluciones tecnológicas.

“Si hay algo que la pandemia ha enseñado a las empresas es la necesidad de ser ágiles y de innovar constantemente. La tecnología nunca ha sido tan importante y es imperativo que las empresas se mantengan al día. Las empresas que tratan de aferrarse a cómo han funcionado siempre tienen pocas probabilidades de sobrevivir a esta crisis”.

Esto es ciertamente cierto en el caso de las empresas que todavía utilizan tecnología anticuada, según Greg Moore, director general de WAIR, especialista en soluciones de ajuste.

“Todavía trabajamos con algunas de las marcas más grandes del mundo que pasan por hojas de cálculo. Aunque tenemos ese deseo de avanzar hacia la digitalización y tenemos la necesidad de ser ágiles, las herramientas que existen hoy en día ofrecen esa capacidad para poder capear las tormentas que se avecinan. Son retos que se han barrido bajo la alfombra en las dos últimas décadas. Estamos viendo una gran adaptación hacia eso”.

La pandemia ha puesto ciertamente de manifiesto la dependencia del país de las importaciones, pero también ha mostrado la capacidad de la industria para afrontar el reto, con los equipos de protección individual (EPI) como gran ejemplo. Sareen, de Tukatech, cree que para Estados Unidos en particular, el “Made in America” podría beneficiarse, con la tecnología adecuada.

“Muchas empresas de moda quieren fabricar en EE.UU., pero existe un notable déficit de competencias debido a décadas de deslocalización de la fabricación. Las herramientas de diseño digital simplificadas acortan la distancia para que los conocimientos técnicos necesarios no sean tan intimidantes.

“Las microfábricas son una gran opción para la fabricación nacional porque permiten producir los bienes sólo después de haberlos vendido. Esta es la mayor ventaja de la tecnología de la moda: las nuevas herramientas permiten cambios completos de paradigma”.

Garantizar un futuro verde

Siempre existió el riesgo de que la sostenibilidad pasara a un segundo plano durante la pandemia, pero la innovación en este ámbito no se ha frenado. También están surgiendo nuevas tecnologías que ayudan a reducir los residuos y la energía, y a mejorar la trazabilidad, entre otras cosas.

“La realidad es que la falta de sostenibilidad no se limita a la toma de muestras, sino que se traslada al inventario”, afirma Moore, de WAIR. “Si tomas los residuos del lado del diseño y aceleras en el lado del inventario… lo llevas un paso más allá y miras todas las devoluciones en la industria y los costes de logística inversa y las emisiones… hay una razón por la que la industria de la confección es la segunda más derrochadora del mundo. Estos procesos no son necesarios.

“Hay herramientas que permiten que todo esto desaparezca y se necesita la adopción de los flujos de trabajo circulares para que eso sea una realidad”.

Acelerar el camino hacia el futuro

La incertidumbre sobre si las fábricas y las empresas se recuperarán, si la sostenibilidad puede volver a ocupar un lugar destacado en las agendas de las empresas y si el ritmo de cambio continuará, puede depender de las tecnologías que se desarrollen y adopten.

Rainey, de Gooten, cree que la industria ha estado luchando para mantenerse al día con todos los nuevos requisitos de los consumidores que la pandemia ha arrojado sobre ella.

“Hemos visto un aumento significativo de nuestro crecimiento apoyando a la industria de la confección al aportar la fabricación bajo demanda para apoyar sus cadenas de suministro y proporcionarles la nueva funcionalidad para personalizar la ropa. Creo que se necesitará más tecnología nueva para la parte de diseño/planificación de productos del sector para permitir que los “gemelos digitales” reflejen mejor el mundo físico sólo a través de su pantalla”.

De hecho, poder crear un estilo de forma totalmente real, o un “gemelo digital” del artículo que se va a fabricar, ayuda no sólo a la producción, sino que hace que parezca una prenda real, como si se hubiera fotografiado en una persona.

“Ya hay formas de hacer esto hoy en día”, dice Avihay, de Browzwear. “Con el tiempo, una persona podrá escanear y su cuerpo se convertirá en 3D y podrá probarse las prendas. Tendrán que tener algún tipo de prenda en 3D en su ordenador o en un espejo inteligente cuando se pongan delante y se vean vistiendo las prendas digitalmente y entonces podrán comprarlas”.

“Si avanzamos dos años, tendremos fábricas inteligentes que podrán confeccionar prendas en el momento, de modo que esa persona no tendrá que esperar mucho para que se la envíen. Así es como nos imaginamos el futuro y realmente no es ciencia ficción. La tecnología ya está ahí; hay que convertirla en un flujo de trabajo integral desde el consumidor hasta el fabricante”.

Pero en lo que respecta al 3D, aunque las muestras digitales son cada vez más populares para las marcas y los fabricantes que desean un proceso más eficiente, no se puede escapar al deseo de querer tocar físicamente los materiales.

Yazan Malkosh, fundador y director general de la plataforma de materiales digitales Swatchbook, cree que existe una solución a este problema.

“La experiencia de los materiales ha estado ausente durante mucho tiempo por diversas razones. No creo que Covid lo haya roto todo, sino que ha acelerado y amplificado lo que no estaba roto. El futuro, la forma de ver los materiales, lo digital se convierte en el centro de atención.

“La mayoría de los diseñadores saben lo que se siente si lo ven visualmente. Si un consumidor puede hacerlo, un diseñador está más capacitado para hacerlo. Compramos cosas por Internet todo el tiempo. En el peor de los casos, lo devuelvo. Los diseñadores tienen experiencia, han tocado estos materiales, es parte de su educación, así que creo que en el futuro la experiencia con los materiales va a ser diferente. Si necesito tocarlo y sentirlo, quizá mire una [muestra de color] en lugar de 50”.

La tecnología también podría tener un impacto positivo en las compras en tiendas físicas, según la empresa de tecnología para el comercio minorista NearSt.

“De la noche a la mañana, la tecnología ha cambiado la forma en que todos pensamos sobre la búsqueda de productos en nuestras tiendas locales”, dice el cofundador Nick Brackenbury. Durante el cierre de marzo vimos un aumento de 7 veces en las búsquedas de productos locales, seguido de un aumento de 9 veces en el segundo cierre; la gente comprueba la disponibilidad de productos en la tienda en lugares como Google antes de visitar una tienda”.

“Para los minoristas de moda de la calle, esto supone una oportunidad real de captar a los clientes que ya están buscando en Internet y llevarlos a la tienda. Permite al minorista ofrecer la facilidad y la comodidad de la navegación en línea con la experiencia única de comprar en la tienda. En un futuro próximo, esperamos ver cómo la gente que se conecta a Internet para comprar en la tienda despega de verdad”.

Las tecnologías que están surgiendo tienen la capacidad de dar un giro a la industria de la confección. Pero todo esto conlleva la necesidad de capacitar a la mano de obra para el futuro.

“El negocio del diseño está en el fango, es un vadeo, es un ir y venir”, dice Moore de WAIR. “La realidad es que, cuando vemos el tiempo de inactividad que tienen los diseñadores y las fábricas, al poder destinar esa mano de obra a un flujo de trabajo más eficiente, estás aumentando el tiempo de trabajo efectivo de tus empleados en un 50% o más”. La automatización es real. Es una parte real de la vida, va a suceder y la realidad es que, fuera de Covid, en general ha mantenido el empleo a raya gracias a la cualificación de nuestra mano de obra.

“Esto no es nuevo para la industria de la moda. Es una obligación; tenemos que asegurarnos de que nuestros empleados están bien cualificados para el futuro. Si eludimos esa responsabilidad, dejamos atrás a toda una generación muy cualificada. Es importante poner las cosas en perspectiva. En la industria de la moda no estamos necesariamente en un vacío. Son cosas por las que toda la industria pasa o ha pasado. Todo el mundo está implicado en ella, es hora de que intensifiquemos el juego. Es un compromiso que tenemos que asumir con el futuro”.

Deja un comentario

Top