Ud. está en
Inicio > Noticias > Innovación y Tecnología > Estudiante usa nueva tecnología para hacer crecer la ropa de manera sostenible

Estudiante usa nueva tecnología para hacer crecer la ropa de manera sostenible

Luis Quijano, estudiante de diseño de moda de la Universidad Liberty, ha estado trabajando en el cultivo de un material similar al cuero, llamado celulosa bacteriana, a través de un proceso de fermentación que utiliza agua, azúcar, té verde y kombucha, un tipo de té fermentado.

Originalmente se sintió atraído por la idea de cultivar ropa después de encontrar una TedTalk del 2011 a cargo de Suzanne Lee, diseñadora de moda y ahora directora creativa de Modern Meadow, una empresa con sede en Nueva Jersey que fabrica material biofabricado parecido al cuero cultivado en laboratorio.

Interés por nuevos materiales

En el mundo de la moda, existe un creciente interés por el uso de tejidos reciclados y alternativos. En parte, esto se debe a preocupaciones medioambientales, al ser la industria de la moda una gran contaminadora, y a que la cantidad de recursos naturales requeridos para alimentar la industria es asombrosa.

Los innovadores están utilizando materiales no convencionales como piñas, hongos y naranjas para crear sustitutos parecidos al cuero. Algunos, como la start-up californiana Bolt Threads y la compañía japonesa Spiber, están experimentando con el desarrollo de microfibras proteínicas, modeladas a partir del ADN de las arañas y sus telarañas, para hacer seda sintética a través de un proceso de fermentación.

Si Quijano y otros innovadores como él tienen éxito en el crecimiento de telas alternativas a escala, podría redefinir potencialmente la industria de la moda.

Beneficios

Uno de los beneficios del proceso de cultivo de ropa, es que elimina muchos de los pasos intermedios. Uno comenzaría con una solución de cultivo, la fermentaría en una lámina de material, la secaría en una forma tridimensional (sobre un maniquí, por ejemplo) para moldear el material y finalmente recortarlo o agregarle adornos a la prenda terminada.

“Tiene el potencial de eliminar muchos desechos de la industria de la moda”, dijo Quijano. “Este textil circunnavega muchos de los procesos de la industria.”

El experimento

Quijano comenzó a experimentar en su dormitorio el otoño pasado, mezclando ingredientes en grandes recipientes y colocándolos en el suelo, donde fermentaron durante tres o cuatro semanas. Se encargaba de mantener los recipientes a la sombra y de cubrirlos con mantas, para no interrumpir el proceso de fermentación.

“Puede oler un poco mal”, dijo Quijano. “Muy avinagrado, ácido, casi como una cervecería.”

A medida que los ingredientes fermentan, se forma una capa sólida de pulgada de espesor de celulosa bacteriana encima de la mezcla. Quijano secaba esa capa, evaporando el agua y dejando un material delgado para moldear la ropa.

“Viene en tono de piel, transparente, pero dependiendo de lo que se haga para añadir color, puede ser muy bonito”, dijo.

Desde entonces, Quijano ha migrado sus operaciones a incubadoras en el Centro de Ciencias Naturales de Liberty. El verano pasado, pasó tres meses en la Universidad de Tecnología de Queensland en Australia, donde experimentó con el uso de diferentes tipos de azúcar para el proceso de fermentación.

También quiere trabajar en el refinamiento de su receta, explorando formas de hacer que el material sea impermeable y uniformemente más grueso. Y le gustaría idear un plan para comercializar su producto también.

Quijano está solicitando un doctorado interdisciplinario en la Universidad de Tecnología de Queensland, donde espera estudiar diseño de moda, microbiología e ingeniería mecánica mientras continúa su investigación.

One thought on “Estudiante usa nueva tecnología para hacer crecer la ropa de manera sostenible

Deja un comentario

Top