Ud. está en
Inicio > Circularidad > El reciclaje textil en Europa: convertir los residuos en valor

El reciclaje textil en Europa: convertir los residuos en valor

En la actualidad, se generan más de 15 kilogramos de residuos textiles por persona en Europa. La mayor fuente de residuos textiles es la ropa y los textiles domésticos desechados por los consumidores, que representan alrededor del 85% del total de residuos, según la cinsultora McKinsey. La generación de residuos textiles es problemática, ya que la incineración y los vertederos -tanto dentro como fuera de Europa- son sus principales destinos finales. Esto tiene varias consecuencias negativas para las personas y el medio ambiente. Sin embargo, se avecina una importante transformación que podría crear una nueva industria amplia y sostenible que convierta los residuos en valor.

Hay múltiples formas de abordar el problema de los residuos, como la reducción de la sobreproducción y el sobreconsumo, la ampliación de la vida útil de los productos y el diseño de productos para aumentar su circularidad. Una de las palancas más sostenibles y escalables disponibles es el reciclaje de fibra a fibra: convertir los residuos textiles en nuevas fibras que luego se utilizan para crear nuevas prendas u otros productos textiles. Este espacio se caracteriza por una rápida innovación y una carrera hacia la escala.

Algunas tecnologías, como el reciclaje mecánico del algodón puro, ya están establecidas. Otras tecnologías, como el reciclaje químico del poliéster, han sido objeto de una intensa labor de I+D y están a punto de ser comercializadas. Una vez que estén completamente maduras, nuestras estimaciones indican que el 70% de los residuos textiles podrían reciclarse de fibra a fibra. Sin embargo, en la actualidad, menos del 1% de los residuos textiles se reciclan de fibra a fibra debido a varias barreras de escala que deben superarse.

 

 

Para aprovechar esta oportunidad, la colaboración y la innovación serán fundamentales

Los cuellos de botella identificados que impiden la escala son significativos y requerirán que varias partes interesadas actúen con valentía. El reciclaje textil en Europa no alcanzará un estado favorable en 2030 a menos que se tomen rápidamente medidas importantes. Este informe identifica cinco ingredientes principales para el éxito.

Escala crítica

La cadena de valor del reciclaje textil no puede funcionar a pequeña escala. Se requiere una escala crítica en toda la cadena de valor para proporcionar suficiente materia prima2 a las tecnologías de reciclaje de fibra a fibra necesarias, y para permitir que esas tecnologías de reciclaje funcionen a escala. Por lo tanto, la industria debe establecer objetivos de escala audaces y cumplirlos.

Colaboración real

La mejor manera de resolver varios de los principales retos que tenemos por delante es mediante una gran colaboración. Los líderes empresariales de toda la cadena de valor, los inversores y los líderes de las instituciones públicas tendrían que reunirse de una manera sin precedentes para participar en un esfuerzo conjunto altamente operativo para superar las barreras a la escala.

Financiación de la transición

Aunque nuestro análisis indica que la industria del reciclaje textil podría -una vez que haya madurado y escalado- llegar a ser autónoma y rentable, se necesitará financiación de transición a corto plazo. Entre los ejemplos de dicha financiación se encuentran las subvenciones (potencialmente la financiación de la Responsabilidad Ampliada del Productor [RAP]) y una prima verde (potencialmente compartida por las marcas y los consumidores). Pueden ser necesarias soluciones público-privadas.

Inversiones

Varias partes de la cadena de valor deben construirse casi desde cero, lo que requiere un importante gasto de capital. Nuestro análisis indica que puede obtenerse suficiente valor económico para compensar el riesgo necesario. Los inversores privados podrían liderar este viaje tomando la iniciativa de financiar la construcción de la cadena de valor.

Impulso del sector público

Los líderes de las instituciones del sector público tendrían que ayudar a impulsar el reciclaje textil. Las medidas incluyen el aumento de las tasas de recogida, la limitación de la exportación de residuos textiles sin clasificar, la participación en la estimulación de la demanda, la creación de marcos armonizados para una mayor circularidad, así como otras iniciativas.

El reciclaje de fibra a fibra a escala puede ayudar a abordar el problema de los residuos en Europa al convertir los residuos en valor y será una oportunidad para que la industria en Latinoamérica tome nota de cómo se abordará este asunto en el Viejo Continente.

Deja un comentario

Top